¿Cómo compaginar la vida laboral con la familiar?

La conciliación familiar ¿es posible?


Seguro que en más de una ocasión has tenido problemas para compaginar tu vida laboral con la personal. Y es que la conciliación familiar es uno de los grandes problemas a los que te enfrentas hoy en día. No tienes por qué sentirte solo, a pocos «nos da la vida» con el ritmo actual que hemos impuesto como sociedad. Por eso, queremos dedicar este artículo a hablar sobre el estrés y la conciliación laboral y personal.

¿Por qué es tan difícil la conciliación familiar?

Pones la televisión y te encuentras familias perfectas, padres y madres con trabajos exitosos que a la vez comparten tiempo de calidad con sus hijos, familiares y amigos. Parece una broma: ¿dónde está la cámara oculta? Pero no la hay. Y, a todo eso, le hemos sumado segundos trabajos, otros proyectos personales, mejoras constantes de salario y un largo etcétera. La presión sobre nuestras vidas ha crecido enormemente y eso se debe en parte a las expectativas que tenemos.

Por darte algunas cifras, se estima que el 67 % de los empleados tiene dificultades para lograr esa conciliación familiar y laboral. Esta cifra es alarmante, pues eso quiere decir que solo 1 de cada 3 es capaz de encontrar un equilibrio positivo entre ambas. Esto puede deberse a los horarios intempestivos, a la elevada carga laboral y a otras cuestiones que se han visto acrecentadas por el teletrabajo.

Según Joel y Michelle Levey en su obra de referencia Living Balance, las parejas en las que uno de los miembros trabaja 10 horas o más diarias de manera habitual, tienen una tasa de divorcio del doble del promedio.

Jeffrey Pfeffer afirma que vivimos en un mundo donde las ideas y la innovación son lo primordial. Pero las personas no podemos ser creativas si estamos exhaustas. Cuando las personas trabajamos estando cansadas, cometemos errores y si algo hemos aprendido, es que el coste de los errores es mayor que el coste de prevenirlos. Por eso, recomienda a las empresas que den a sus trabajadores tiempo libre. Que les faciliten la conciliación familiar y personal.

5 claves para conciliar mejor

  1. Aprende técnicas de buena organización y gestión del tiempo (puedes leer más aquí)
  2. Asume cuáles son tus prioridades y se consecuente con ello. En un curso de Liderazgo, un alumno me dijo que su prioridad absoluta era la familia. Cuando lo analizamos en detalle vimos que si, por ejemplo, había pensado pasar la tarde con sus hijos y su jefe le pedía que se quedase esa tarde a sacar un trabajo urgente, siempre escogía quedarse a trabajar. Lo que vemos en este caso es una falta de coherencia entre sus prioridades teóricas y reales. Aunque nadie dice que sea fácil, darte cuenta de qué estás priorizando en realidad, te ayudará a decidir si quieres seguir haciéndolo así o prefieres cambiar alguna cosa que te permita ser más feliz.
  3. Introduce espacios de desconexión frecuente en tu día a día. Es más efectivo descansar 20 minutos cada 4 horas que trabajar toda la semana sin espacios de desconexión hasta que llega el fin de semana. O trabajar a ritmos forzados todo el año, esperando descansar en las vacaciones. Puedes aplicar la Técnica Pomodoro para trabajar en tareas de alta concentración y bajas interrupciones.
  4. No intentes hacerlo todo. Ordena las tareas en función de su urgencia y de su importancia en una lista diaria y acuerdate de felicitarte cuando acabes la lista de cosas importantes, en lugar de frustarte porque no terminaste hasta la más pequeña tarea del día. Por cierto, saber dimensionar bien esta lista es fundamental.
  5. Separa mentalmente los dos ámbitos. La tentación de hablar de los problemas laborales, sobre todo si te están agobiando, puede ser grande, pero es mejor que dediques las conversaciones de tu tiempo familiar y personal a temas que te interesen o que te diviertan. Así evitarás la contaminación de tu vida personal con problemas de trabajo.

¿Qué puede pasar cuando no llegamos a todo?

Si a pesar de todo,  sientes que no llegas, se producirán situaciones de estrés. Si éstas son puntuales, pueden resolverse solas. Sin embargo, lo más frecuente es que ese estrés al final acabe siendo basal y poco a poco se produzcan episodios más notables. Quizá con la vuelta al teletrabajo tras las nuevas restricciones has notado que estás más irritable. Pues bien, te recomiendo que no lo dejes pasar: prevenir el síndrome del trabajador quemado (síndrome del burn out) es esencial si quieres mantenerte estable en este difícil equilibrio entre obligaciones laborales y personales.

Este cansancio y desmotivación se da de manera paulatina y tiene varias fases, así que si crees que puedes estar pasando por algo similar, no esperes, pide ayuda ya. Es mucho más sencillo volver a una fase saludable sin estrés si no ha pasado demasiado tiempo.

En resumen, la conciliación familiar es cada vez más complicada en la actualidad. El estrés laboral puede jugarte una mala pasada y otras cuestiones del trabajo como las largas jornadas tampoco ayudan. La pandemia nos pone a todos al límite y es importante no dejarlo pasar, aplicar medidas preventivas que te ayuden a sobrellevar tu día a día. Si aun así sientes que la situación se te escapa de las manos, no lo dudes y pide ayuda.

 

Deja un comentario