Cómo gestionar las emociones para tomar buenas decisiones

gestion emociones en el trabajo
Aprender a gestionar las emociones cuando tomamos decisiones supone un mayor autonocimiento. Muchas veces, en el trabajo estamos expuestos a una presión que, con frecuencia, desata las reacciones emocionales menos convenientes. Saber si estas emociones son negativas o positivas hará que logres un mejor desempeño en tu trabajo. La emoción en la toma de decisiones Pero, ¿qué es una emoción? Es posible que a veces resulte complicado definir este término. Según Daniel Goleman, se puede explic...
Más

Tomar decisiones en el trabajo. Los 7 pasos clave

tomar decisiones presion
La aparición del estrés durante la toma de decisiones en el trabajo es habitual en muchas personas. Dudar de si uno escoge la opción más acertada, intentar predecir las consecuencias futuras, querer evitar errores… Antes que nada, debes ser consciente de los miedos a la hora de tomar decisiones. Para afrontarlos, es importante tener en cuenta que siempre vas a mejorar, independientemente de si te equivocas a veces. Los errores que cometas hoy te ayudarán a tomar mejores decisiones, y de manera á...
Más

¡Quiero cambiar de trabajo! y no sé cómo

mariafontalprofesion
  “Carlos está muy angustiado, ha sido una semana muy estresante en el trabajo y le ha costado mucho dormir bien por las noches. Se siente muy irritado y tenso ante cualquier dificultad, lo que le ha llevado a discutir con su mujer en un  par de ocasiones. Le planteo una serie de preguntas para averiguar a qué se debe ese estado de angustia. Vemos que tiene miedo a no conseguir el objetivo que se ha marcado y a quedarse en la situación actual sin más salidas. Desde hace un tiempo piens...
Más

SIN MIEDO

¿Habéis sentido alguna vez esos nervios en el estómago antes de una entrevista importante? ¿O al tener que hablar delante de un grupo de personas? ¿O al dirigiros a una reunión con un grupo de gente que no conocéis? Recuerdo una de mis primeras presentaciones en público: apenas duró 10 minutos, tenía que dirigirme a un grupo de directivos formado por unas 70 personas. Ensayé y volví a ensayar mentalmente mi presentación y, aún así, cuando empecé a hablar me sudaban las manos y mi voz temblab...
Más